Información

Diabetes y Retinopatía Diabética

La diabetes, es una enfermedad bien conocida en todo el mundo y que tiene un gran impacto en nuestros ojos. Hoy en día se estima que la Diabetes afecta a 62 millones de personas en el continente americano y se estima que un 30-40% de personas que padecen diabetes están sin un diagnóstico y de los que sí están diagnosticados, el 50-70% no están controlados.

En México para el 2018, según la Encuesta Nacional de Salud, el 10.32% de la población de adultos de 20 años o más, afirmaron tener un diagnóstico de diabetes y de este mismo grupo  el 49% desconoce su condición.

Un efecto de la diabetes cuando no se controla adecuadamente es la hiperglucemia (alta concentración de azúcar en sangre), situación que con el tiempo ocasiona daño a diferentes órganos del cuerpo, generando:

  • De dos a tres veces más riesgo de padecer infarto al corazón o accidentes cerebrovasculares.
  • Neuropatías (afectación a los nervios) que afectan a los pies y elevan la probabilidad de padecer úlceras e infecciones que en casos de poco cuidado pueden terminar en amputación del pie. 
  • Insuficiencia renal, es decir daño a los riñones.
  • Retinopatía diabética
  • Aparición de glaucoma neovascular. 
  • Cataratas

La rétinopathie diabética

La retinopatía diabética es una de las principales causas de ceguera en México.

Ésta complicación ocular de la diabetes, padecida por 12 millones de personas a nivel nacional, es una alteración, progresiva y que en sus inicios no presenta síntomas, sin embargo puede llevar a una ceguera irreversible de no ser controlada y detectada a tiempo.

¿Qué causa la retinopatía diabética? 

Esta enfermedad de la retina sucede debido a los niveles altos de glucosa (azúcar) en la sangre, provocando un daño en los pequeños vasos sanguíneos de la retina (tejido sensible a la luz) y con esto diversas complicaciones como, deformaciones en los vasos sanguíneos, sangrados, acúmulo de líquido y proteínas en la mácula (área central de la retina) causando inflamación, llamado edema macular, entre otras complicaciones.

Es importante que esta complicación sea detectada a tiempo y sobre todo llevar un buen control del nivel de azúcar en sangre.

¿Cómo prevenir la retinopatía ? 

Para prevenir la aparición de esta complicación o bien retardar su aparición, puedes realizar lo siguiente:

  • Buen control de la glucosa: el buen control de la diabetes es clave para prevenir y retrasar la aparición de la retinopatía y otras alteraciones que causa la diabetes. Si llevas un buen control de tu glucosa, acudes con tu médico regularmente, cuidas tu alimentación y realizas actividad física, la probabilidad de que aparezca la retinopatía diabética será mucho menor. 
  • Revisión oftalmológica anual: es ideal que por lo menos cada año, recibas una consulta oftalmológica para revisar el fondo de su ojo bajo dilatación pupilar y así poder detectar señales tempranas de retinopatía diabética. Esto para poder hacer cambios en tu estilo de vida y poder tratar la condición en etapas tempranas y no permitir que llegue a un estado avanzado de afectación y pérdida de visión. 
  • Cuidar alimentación y realizar actividad física: como lo mencionamos en el primer punto, una buena alimentación y actividad física frecuente, ayuda a tener niveles de glucosa en control, pero además de esto, también te ayudará a mantener un peso ideal. El sobrepeso es un factor de riesgo para padecer diabetes, hipertensión y muchas otras enfermedades.  

Evita el consumo de tabaco: el fumar eleva el riesgo de padecer diabetes y enfermedades cardiovasculares. Reducir al máximo tu consumo de tabaco, no solo traerá beneficios para tu salud, sino también para tu economía.

Es esencial que tomes en cuenta los siguientes puntos para así poder llevar un mejor control de la diabetes, si es que ya la padeces, o bien prevenir su aparición. Existen también factores de riesgo para la aparición de la retinopatía diabética y es importante que los conozcas para poder tomar medidas dirigidas a la prevención de esta condición.

1.- Mal control glucémico: como ya mencionamos en repetidas ocasiones un factor clave es el control de los niveles de azúcar en sangre. Si por mucho tiempo se tiene un descontrol de estos niveles, hay mayor probabilidad de que se presente la retinopatía.

2.- Larga duración de la diabetes: Un diagnóstico de diabetes mayor a 10 años, aumenta el riesgo de padecer retinopatía diabética o bien que esta progrese. Por eso es de suma importancia llevar un excelente control de la enfermedad desde su inicio y aplicar cambios en el estilo de vida.

3.- Padecer hipertensión arterial: un buen control de la presión arterial puede favorecer al retraso de la aparición o progresión de la retinopatía diabética.

4.- Altos niveles de grasa (lípidos) en sangre. (dislipidemia e hipercolesterolemia): esto puede aumentar la aparición de depósitos de proteínas (exudados) que son filtrados en la retina y que ocasionan un riesgo mayor de pérdida visual.

5.- Embarazo: un embarazo, puede aumentar el riesgo de aparición de la retinopatía diabética, sobre todo si ésta ya se presentaba antes del inicio de la gestación. 

La retinopatía diabética en sus inicios no presenta síntomas, lo cual lo hace una condición severamente peligrosa ya que de no ser tratada a tiempo, puede llevar a la ceguera irreversible. Sin embargo, el 80% de los casos son prevenibles, por esto mismo es importante que tomes en consideración todos los puntos tocados en este artículo. Recuerda que aunque te sientas bien, es ideal que realices chequeos de tu nivel de  azúcar en sangre y también acudir a revisión de tus ojos y descartar cualquier inicio de retinopatía diabética. Toma el control de tu salud y haz más consciente el cuidado de la misma, recuerda que si no cuidas tu mismo de tu salud, nadie más lo hará por ti.

Back to list

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.